(+34) 937.641.613 - (+34) 685.365.860    info@saludcreativa.com

La palabra disciplina puede hacer pensar tal vez en actitudes rígidas, intolerancia, castigo… nada más lejos del buen uso de esta cualidad: la disciplina como una actitud que permite poner orden en lo físico, mental, emocional, social y cualquier otra faceta de la vida.

¿Quien se imagina cocinar sin disciplina, poniendo cualquier ingrediente en el momento que sea de cualquier manera? Hasta para hacer una ensalada se necesita disciplina, desde lavarse las manos hasta poner el condimento y servirla!

La disciplina es esa buena costumbre de hacer las cosas de una determinada manera, alcanzando antes o después paz, orden, claridad, un objetivo, una meta u otra situación que resulta de esa aplicación y constancia.
Igualmente si deseamos quietud interior, es necesaria la disciplina mental y emocional… no vale dejar que la mente y las emociones funcionen alocadamente, creérselas y perderse en ellas.

DISCIPLINA MENTAL y DISCIPLINA EMOCIONAL no quiere decir negar o reprimir ningún contenido; quiere decir dejar de alimentar los contenidos y los hábitos que resultan tóxicos y para ello, es necesaria esa actitud -cotidiana- de disciplina: estar, escuchar, ver, poner atención, conocerse, aceptar, sanar…

Una disciplina sana, en su justa medida, reporta calidad en nuestra vida, además de no estar reñida con el placer y el disfrute… sí, podemos disfrutar mientras realizamos la “tarea” que sea a la vez que la hacemos con disciplina!
Como dice Josema Torres, “Entre el compromiso y el placer”.

Mª Rosa Parés Giralt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This