(+34) 937.641.613 - (+34) 685.365.860    info@saludcreativa.com

Gamificación, un nuevo término en nuestra cultura

Por gamificación se entiende una manera de interactúar con un programa o aprender algo a través de él al estilo de los vídeojuegos. ¿Por qué?

Por un lado está el componente tecnología y pantalla, estimulante por sí mismo por la atracción (y adicción) que este tipo de interacción genera en muchas personas.

Por otro lado está el componente juego, sobre lo que tal vez nos preguntemos ¿cómo es que jugar también resulta atrayente y motivante aunque ya estemos creciditos?

Desarrollar habilidades y actitudes a través del juego, nuestro principal instrumento de aprendizaje!

Los mamíferos -incluidos los primates nuestros primos hermanos- aprenden habilidades a través del juego.

En el caso de los animales, puesto que en la edad adulta se ocupan básicamente de buscar los medios para sobrevivir, encontrar comida, estar pendientes de no ser comidos, atacar/huir/hacerse el muerto, reproducirse y otras tareas así, pues lo cierto es que ya no están para jugar. Además, prácticamente, de pequeños aprenden todo lo que necesitan para su edad adulta.

En el caso de los humanos, que seguimos aprendiendo -porque tenemos esa capacidad- toda la vida, hacerlo a través del juego resulta tan ameno, creativo, distendido, interactivo, motivador, dinámico, que el aprendizaje convencional teórico conceptual queda a leguas del que tiene lugar de este otro modo que para nada es exclusivo de la edad infantil.

El juego, la dinámica grupal, lo lúdico, al servicio de la enseñanza

De eso se trata, de que aprender resulte más grato y disfrutón que cuando teníamos (o tenemos) que empollarnos de memoria datos y más datos que, posteriormente, muchos de nosotros olvidaremos o permanecerán como una vaga idea.

Ciertamente, es una realidad también las actividades para las cuales es necesario aprender de memoria la información. En ese caso, “toca” hacerlo así si bien podríamos revisar las vías de las que disponemos y que no empleamos para enseñar y aprender incluso en estos casos.

Por otra parte, es evidente que hay áreas como el desarrollo de habilidades, capacidades, cualidades y aspectos personales y sociales para los que la metodología lúdica, es decir, el juego en su amplio sentido, las dinámicas grupales y la potenciación del  aspecto lúdico, crean un clima de apertura, receptividad e implicación idóneo para recibir y desplegar nuevos conocimientos. Lo mismo para revisar, atender, actualizar antiguos aprendizajes olvidados.

¿Cómo se aplica la metodología lúdica?

Fácil, con propuestas interactivas en las que las personas participan y se implican, en muchas ocasiones casi sin darse cuenta por el aspecto atractivo que presentan.

Tras finalizar el tiempo experiencial, se retoman las vivencias para atenderlas y desarrollarlas según las necesidades de cada persona, haciendo especial énfasis en los puntos que interesa reforzar para seguir desarrollando en el día a día el objetivo que se ha estado trabajando.

Se hace una devolución (feedback)  constructiva en la que se ofrecen más recursos aún si cabe, se aclaran las dudas que puedan haber surgido y los aspectos que no hubieran quedado patentes, se da espacio y voz a todo aquello que necesite ser expresado.

Por lo general, el nuevo aprendizaje o repaso de conocimientos ya adquiridos tiene lugar de forma fluida, significativa, reveladora, organísmica.

Esto es, bajo formato teórico, la metodología lúdica. Ahora solo queda experimentarla!

Mª Rosa Parés Giralt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This